Como los coches diésel modernos ayudan a reducir las emisiones de CO2

El diésel es clave para el transporte sostenible. Su elevada eficiencia de combustible, con la que se producen menos emisiones de dióxido de carbono (CO2), y los sistemas avanzados de control de las emisiones lo convierten en una alternativa idónea para lograr los objetivos de reducción de CO2 y de cambio climático.

 

Conforme al informe de Global Carbon Project de noviembre de 2017, tras un período estable de tres años, se estima que las emisiones globales de CO2 aumenten un 2 %. La razón principal es un aumento generalizado del uso de combustibles fósiles. Por tanto, para evitar los impactos negativos del cambio climático, la agenda europea se marca como prioridad reducir las emisiones de CO2.

Al firmar el Acuerdo de París, la UE ratificó su compromiso para que la temperatura de calentamiento global no superara los 2 ºC, comparada con la temperatura media en los tiempos preindustriales. Igualmente, se comprometía a buscar alternativas para limitar este aumento de la temperatura medio punto más: 1,5 ºC.

Estas medidas existentes para reducir el impacto del transporte en el medio ambiente requieren el uso de fuentes de energía que emitan menos gases de efecto invernadero (GEI), como el diésel.

Los coches diésel modernos y más ecológicos son un factor de la ecuación para una mejor calidad del aire en Europa.

En noviembre de 2017, el paquete de movilidad limpia de la Comisión Europea estableció normas de rendimiento para las emisiones de COaplicables a los nuevos vehículos turismos y otros vehículos de servicio ligero para los siguientes diez años.

Se propuso un nuevo objetivo para las furgonetas y los vehículos turismos nuevos a fin de ofrecer estabilidad al sector, que iría encaminado en la dirección acertada a largo plazo: si se adoptara, la media de emisiones de COde los coches nuevos en 2030 tendrá que ser un 30 % menor respecto a la de 2021. El objetivo intermedio del 15 % para 2025, también comparado con los niveles de 2021, es otra propuesta más para garantizar que el sector vaya en la buena dirección.

Junto con las estrictas medidas normativas de la UE, los sistemas de transmisión diésel son determinantes para cumplir nuestros objetivos de cambio climático global. Además, los motores diésel son muy eficientes y emiten menos COque las variantes de gasolina.

El acuerdo climático firmado en París vincula a la UE para que la temperatura de calentamiento global no aumente más de 2 ºC.

 

El diésel es una parte esencial del futuro de transporte sostenible de Europa

El nuevo procedimiento mundial armonizado para el ensayo de vehículos ligeros (WLTP, por sus siglas en inglés) se lleva aplicando desde septiembre de 2017 y ofrece medidas más realistas de las emisiones de COde coches y furgonetas. Esta prueba está sustituyendo gradualmente al obsoleto nuevo ciclo de conducción europea (NEDC, por sus siglas en inglés).

La flota cambiante de vehículos en el Reino Unido está contribuyendo directamente a aumentar las emisiones de CO2, lo que pone en riesgo el cumplimiento de los objetivos de COpor parte de la UE.

Según un informe de 2018 del Reino Unido, la media de emisiones de COde coches nuevos aumentó un 0,8 %, lo que supone la primera subida en más de una década. Con los objetivos de la UE cada vez más difíciles de alcanzar, sería necesaria una reducción anual de las emisiones de COdel 5,9 % para que los vehículos emitan menos de 95 g de COpor kilómetro para 2020; el límite necesario para cumplir este objetivo de la UE.

Los coches diésel modernos y más ecológicos pueden ser la clave para cumplir los objetivos medioambientales y de calidad del aire de Europa. La eficiencia de los coches diésel modernos puede ayudar a cumplir los objetivos de COy a reducir las emisiones de GEI del transporte por carretera.

Por lo general, los vehículos diésel generan un 15 % menos de emisiones de COpor kilómetro que los modelos equivalentes de gasolina. El aumento en las ventas de vehículos de gasolina en el Reino Unido está contribuyendo directamente a aumentar las emisiones de CO2, lo que pone en riesgo el cumplimiento de los objetivos de COpor parte de la UE.

 

Cómo nuestras innovaciones seguirán reduciendo las emisiones de CO2 en el futuro

Los modelos diésel modernos representan una nueva generación de vehículos equipados con tecnología de control de las emisiones que convierte hasta el 99 % de los contaminantes de los gases de escape de los motores de combustión (hidrocarburos, monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno y partículas). El resultado es una mejora de la calidad del aire y un impulso para los objetivos de sostenibilidad de la UE.

Los sistemas de filtros de partículas diésel (DPF, por sus siglas en inglés) y reducción catalítica selectiva (SCR, por sus siglas en inglés) se han creado para reducir aún más las emisiones perjudiciales. El sistema de filtro atrapa el hollín y otras partículas de combustión y con el SCR se convierten los óxidos de nitrógeno en agua y dinitrógeno inerte, el principal componente (78 %) del aire ambiente.

Por lo general, los vehículos diésel generan un 15 % menos de emisiones de COpor kilómetro que los modelos equivalentes de gasolina

La tecnología diésel tiene un largo historial de innovación y mejoras continuas en un mercado como el de la automoción sometido a un cumplimiento normativo estricto. Gracias a los catalizadores y filtros de partículas modernos, los coches diésel son ahora más ecológicos que nunca.

El sector diésel continúa invirtiendo en I+D+D para mejorar aún más la eficiencia de los motores y reducir las emisiones perjudiciales. En definitiva, un diésel seguirá siendo una inversión inteligente para los amantes del motor durante los años venideros.