¿Dónde encontrar datos sobre las emisiones del coche que desea comprar?

Actualmente, se dispone de más información sobre lo limpios que son los coches nuevos, tanto por los contaminantes nocivos que afectan inmediatamente al aire que respiramos como por el dióxido de carbono (CO2) que tiene un impacto a largo plazo en el clima. Pero, ¿dónde puede encontrar más información sobre el modelo específico en el que está interesado?

 

Con la introducción de un nuevo régimen de pruebas, los datos sobre las emisiones de partículas reales [como el número de partículas o PN (Particle Number, por sus siglas en inglés)] y los óxidos de nitrógeno (NOx) deben publicarse para todos los coches nuevos a partir de septiembre de 2019 en adelante. Los compradores de vehículos pueden obtener esta información a través de documentos oficiales (folletos o especificaciones) elaborados por el fabricante del vehículo o disponibles en el concesionario de vehículos. La información sobre las emisiones también se publica a través de la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA), aunque no en una forma destinada a los consumidores.

Los nuevos vehículos diésel certificados para la norma Euro 6d-temp son los primeros en ser considerados bajos en emisiones, lo cual refleja las normas de emisiones que se han establecido para conducir en condiciones reales.

Aunque la certificación solo se basa en estas cifras oficiales, otras fuentes de información pueden facilitar la comprensión de los datos y realizar comparaciones entre vehículos.

Lanzado en febrero de 2019, el Green NCAP está dirigido por la misma organización independiente que ha proporcionado a Euro NCAP información relativa a la seguridad en los vehículos durante más de 20 años. Su base de datos aumentará con el tiempo, aunque inicialmente solo contenía datos de 12 coches. Utiliza el mismo sistema de valoración de cinco estrellas adoptado para clasificar las pruebas de seguridad. El “aire limpio” y la “eficiencia energética” se miden por separado y, después, la valoración general de “estrellas” de Green NCAP las combina en una sola puntuación. Dado que hasta ahora solo se observa el tubo de escape, la base de datos favorece vehículos eléctricos e híbridos. Por tanto, es importante observar la puntuación individual sobre el aire limpio si desea comprobar las emisiones de contaminantes.

El Green NCAP, por ejemplo, destaca que los vehículos diésel modernos, que cumplen con la última norma Euro 6d-temp, tienen un índice de aire limpio mejor que los modelos antiguos (como se muestra a continuación) y, por tanto, se benefician de una clasificación de estrellas más alta en general. De hecho, los únicos vehículos no híbridos o no eléctricos que han conseguido estrellas son aquellos con certificación Euro 6d-temp. Los ciclos de pruebas de laboratorio se han ampliado para cubrir una gama de condiciones más amplia y “más realista” que el ciclo de certificación estándar, lo cual proporciona garantías adicionales a los posibles compradores de coches. Las pruebas en carretera para comprobar las emisiones en conducción real (Real-Driving Emissions, RDE) también se han hecho más complicadas, de nuevo, con la intención de dar confianza a los consumidores de que un coche funcionará en cualquier situación.

Fuente : Green NCAP

Ahora, los compradores de coches pueden tomar decisiones más informadas, gracias a la disponibilidad y transparencia de los resultados oficiales de las pruebas de emisiones, así como gracias a fuentes independientes que publican datos y clasificaciones de rendimiento reales.

El Índice AIR (Permitir pruebas en carretera independientes) es otro esquema de clasificación elaborado por una organización independiente, AIR Alliance, cuyos miembros han estado probando coches en condiciones reales durante varios años.  El índice AIR clasifica los coches de la A (verde oscuro), lo mejor, a la E (rojo), lo peor, según sus emisiones de NOx urbanas en carretera. Todos los vehículos se prueban utilizando una sola ruta para comparar directamente su impacto en la calidad del aire. Sin embargo, dado que no existe la capacidad de probar todos los modelos de vehículos recién lanzados, puede que el modelo concreto que está buscando no aparezca todavía en la base de datos. No obstante, los compradores de coches no deberían tomar una decisión basándose en información que encuentren sobre vehículos más antiguos. Por ejemplo, es probable que un modelo de 2014 con emisiones “malas” sea completamente diferente de un modelo de 2019 con un rendimiento mucho mejor, ya que la tecnología de control de emisiones es muy diferente para la versión posterior.

Sin embargo, los datos de emisiones más antiguas todavía pueden ser útiles para los consumidores que deseen comprar un coche de segunda mano y quieran conocer los niveles de emisiones de su coche actual.

Fuente : Índice Air

Otras organizaciones también realizan pruebas de emisiones para determinar cómo se comportan los diferentes vehículos en condiciones reales. Por ejemplo, Emissions Analytics (un miembro fundador de AIR Alliance) introduce los datos en su Índice EQUA, proporcionando información sobre las emisiones de CO2, la economía de combustible y la calidad del aire. Esto también está relacionado con las normas de emisiones europeas.

ADAC, la organización alemana de movilidad, lleva a cabo sus propias pruebas que confirman que los coches del estándar más reciente de Euro 6d-temp emiten niveles muy bajos de contaminantes en el mundo real. También proporciona una lista útil (en alemán) de coches que ya están certificados según las normas de emisiones más recientes.

En última instancia, dado que es responsabilidad de los fabricantes de vehículos proporcionar información sobre el nivel de emisiones y el rendimiento del vehículo, el mejor lugar para encontrar lo que necesita es el concesionario de coches. Históricamente, los concesionarios han visto las “emisiones” como únicamente CO2, pero ahora tienen más conocimientos sobre los contaminantes de los tubos de escape, especialmente sobre NOx y PN.

Todavía queda camino por recorrer, pero lo cierto es que los compradores de coches ahora son capaces de tomar una decisión más informada sobre sus compras, gracias no solo a la mayor disponibilidad y transparencia de los resultados oficiales de las pruebas de emisiones, sino también a las fuentes independientes que publican el rendimiento y las clasificaciones reales para complementar los datos oficiales.