El Pacto Verde Europeo: contaminación cero y ser climáticamente neutros en 2050

El 11 de diciembre de 2019, la Comisión Europea publicó su Comunicación de un Pacto Verde Europeo, destinado a reanudar su “compromiso de responder a los desafíos del clima y el medio ambiente”.

Entre otros aspectos del ambicioso plan, la Comisión propone un entorno con contaminación cero con una mejor supervisión, generación de informes, prevención y remedios para la contaminación del aire.

En este artículo analizamos cómo la industria del control de emisiones puede ayudar a la Comisión a alcanzar sus objetivos de contaminación cero y a reducir aún más las emisiones de gases de efecto invernadero. En este contexto, la AECC emitió una carta abierta a los dirigentes de la Comisión de la UE para manifestar su compromiso de trabajar juntos para conseguir un aire más limpio.

Desde la introducción de los primeros “estándares Euro”, a principios de la década de los noventa, la contaminación causada por las emisiones de los vehículos se ha reducido en Europa. En el caso de máquinas y vehículos ligeros, utilitarios pesados, de carretera y no carretera, las sucesivas regulaciones han ayudado a reducir el nivel general de emisiones. Todavía queda trabajo por hacer para lograr una contaminación cero, no solo desde el punto de vista de los vehículos nuevos sino también en el ámbito de la flota que circula actualmente por las carreteras.

La contaminación cero del transporte por carretera es posible, pero no sucederá de la noche a la mañana. En este contexto, es importante que las partes interesadas trabajen juntas para garantizar que, mientras la tecnología y el mercado destinados a los vehículos de emisión cero siguen desarrollándose, los vehículos nuevos con motores de combustión son necesarios y pueden conseguir emisiones bajísimas, cercanas a cero.

Utilizando datos científicos sólidos, la AECC ya ha demostrado que los sistemas avanzados de control de las emisiones pueden ayudar a los vehículos a alcanzar niveles de casi cero emisiones de óxidos de nitrógeno y partículas en todas las condiciones de conducción. Otros también han demostrado que lograr niveles de emisiones casi cero es posible mediante el uso de diferentes tecnologías como parte de un sistema que incluye catalizadores avanzados de control de emisiones.

Dado que se prevé que los motores de gasolina y combustión diésel constituirán una parte importante de los sistemas de propulsión al menos hasta la década de 2030, ya sea como parte de los vehículos semi-híbridos, híbridos completos o híbridos enchufables, es importante para la salud y el bienestar de todos los europeos que estas tecnologías de control de emisiones se adopten en la próxima generación de motores. Hasta el momento, la Comunicación del Pacto Verde Europeo de la Comisión prevé la propuesta de estándares más estrictos en cuanto a las emisiones de contaminantes atmosféricos para vehículos con motores de combustión.

Ya se dispone de tecnologías de control de emisiones para permitir que las bajas emisiones de contaminantes en el mundo real de cualquier vehículo o máquina, independientemente del combustible que utilicen, se encuentren dentro de los límites definidos en cada posible condición operativa. Esto ayudará a la UE con su ambición de nivelar los estándares de la calidad del aire más estrechamente con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

La disponibilidad de vehículos de gasolina y diésel con emisiones casi cero supondrá que los ciudadanos europeos tengan acceso a una amplia gama de vehículos y puedan elegir el más conveniente para ellos a un precio que puedan permitirse.

Disponer de una selección de fuentes de energía – abastecimiento de combustible convencional en el surtidor, carga eléctrica o una combinación de ambos – otorgará a los consumidores la oportunidad de decidir por sí mismos qué coche es más apropiado para sus necesidades y su presupuesto. Además de permitir un transporte público más limpio, contribuirá a que la UE consiga una transición justa y satisfactoria hacia un futuro sostenible.

Los productos desarrollados por la industria del control de emisiones y trabajando junto con los sistemas de vehículos para una mayor eficiencia contribuirán a las mejoras necesarias en el sector del transporte, específicamente al de coches, furgonetas, camiones, autobuses y maquinaria de construcción. Este progreso ayudará a reducir la contaminación en nuestras ciudades y núcleos urbanos. Las emisiones directas de gases de efecto invernadero causadas por los vehículos también se pueden reducir utilizando combustibles alternativos y renovables con la tecnología actual y la infraestructura de suministro de combustible.

Trabajando en colaboración con los responsables políticos y las partes interesadas de la UE, la AECC y sus miembros se comprometen y se esfuerzan por encontrar las mejores soluciones que proporcionarán vehículos limpios para Europa. Muchos de ellos ya están disponibles y pueden utilizarse para ayudar a lograr las ambiciones establecidas en el Pacto Verde Europeo.

El 24 de enero de 2020, la AECC emitió una carta abierta a los dirigentes de la Comisión de la UE para manifestar su compromiso de trabajar juntos para conseguir un aire más limpio y ha publicado un documento prospectivo para 2020-2025 sobre cómo ofrecer movilidad limpia, eficiente, cómoda y asequible para todos los ciudadanos europeos.