Importancia de mantener correctamente su vehículo diésel

En los últimos 20 años, los coches diésel han mejorado su rendimiento y reducido su impacto medioambiental. El mantenimiento correcto de los vehículos diésel y evitar modificar los escapes siguen siendo factores esenciales para garantizar el cumplimiento de las normas de emisiones.

 

Determinados avances tecnológicos han logrado reducir las emisiones de los motores diésel de forma importante. El mantenimiento incorrecto de los coches diésel, además de una modificación ilegal de los sistemas de gases de escape o ajustes personalizados del motor pueden aumentar las emisiones hasta el punto de que su vehículo deje de cumplir las normas de emisiones europeas. ¿Qué debe hacer para mantener correctamente su coche diésel y su sistema de gases de escape?

En primer lugar, los conductores deben seguir el programa de mantenimiento del vehículo especificado por el fabricante. El escape se comprobará periódicamente para garantizar que el vehículo mantiene sus niveles de emisiones y potencia, parámetros fundamentales para cumplir con el reglamento de emisiones. Si el sistema de postratamiento de los gases de escape se daña, deberá sustituirse. Para limpiar el filtro de partículas y evitar daños, deberán considerarse las advertencias para conducir el coche a una determinada velocidad durante un tiempo específico.

Los conductores también usarán productos AdBlue® estandarizados  (urea AUS 32). AdBlue® es una solución que se inyecta en los gases de escape y convierte los óxidos de nitrógeno producidos por el motor en nitrógeno inerte  y agua.

Para cumplir con la ley y evitar dañar el coche, el depósito de AdBlue® debe reponerse con una solución de AdBlue® adquirida en un distribuidor fiable.

Algunos conductores han desinstalado de sus coches el filtro de partículas diésel (DPF, por sus siglas en inglés). Esta práctica es ilegal, anula la aprobación de uso y el seguro, y aumenta sustancialmente las emisiones de partículas ultrafinas perjudiciales. Los filtros son muy eficaces para controlar las emisiones de partículas; por tanto, tienen que dejarse instalados.

Conservar el rendimiento de un coche diésel depende de unas prácticas de mantenimiento claves.

Revisiones periódicas y el uso de buenas prácticas de mantenimiento como las descritas anteriormente le servirá para mantener unos niveles bajos de emisiones y disfrutar de una experiencia de conducción más segura.