Los próximos reglamentos Euro 7 sobre emisiones impulsarán el objetivo de movilidad de cero emisiones en Europa

Como anunció la Comisión Europea en el comunicado del Pacto Verde Europeo, en 2021 se presentará una nueva propuesta legislativa para estándares más estrictos de emisiones contaminantes del aire para automóviles, furgonetas, autobuses y camiones. Por lo tanto, el proceso de diseño de la Comisión para la siguiente etapa del reglamento europeo sobre emisiones de vehículos, denominado Euro 7, está ya en marcha con la intención de crear un paquete que exija las emisiones más bajas posibles para cualquier vehículo nuevo.

Aunque hay muchas partes interesadas implicadas en este proceso con diferentes puntos de vista, la voluntad de que el aire de las ciudades sea limpio une a todas ellas. Sera posible alcanzar este objetivo si se aplica una combinación de tecnologías de control de emisiones de alto rendimiento a los vehículos en las próximas décadas. La Asociación de Control de Emisiones por Catalizador (Association for Emissions Control by Catalyst, AECC-aisbl) está bien posicionada para contribuir al proceso con datos resultantes de sus programas de pruebas, en línea con la posición que recientemente ha publicado sobre el futuro reglamento Euro 7.

A principios de 2020, solo el 3,7 % de todos los coches nuevos vendidos en Europa eran totalmente eléctricos. El resto eran modelos con motores de combustión interna (ICE) convencionales o electrificados. Los pronósticos muestran que los motores ICE continuarán formando parte de la mayoría de los vehículos ligeros a medio plazo, reafirmando la necesidad de reducir las emisiones de contaminantes emitidos por esos motores, así como de los utilizados por los vehículos pesados.

Los motores de combustión interna seguirán formando parte de la mayoría de vehículos ligeros a medio plazo (Fuente: LMC Automotive, Global Hybrid & Electric Vehicle Forecast Q2 2020).

A pesar de las significativas mejoras con la introducción de las emisiones en conducción real (RDE) y los sistemas portátiles de medición de emisiones (PEMS) bajo Euro 6 y VI, los estándares de emisiones aún pueden verse mejorados en el próximo reglamento Euro 7.

Ya se han puesto en marcha los trabajos para diseñar y desarrollar los sistemas de control de emisiones y motores del futuro. Hoy en día, conseguir reducciones adicionales de emisiones es técnicamente viable para varios contaminantes, lo que aportará más beneficios a la sociedad y permitirá al mismo tiempo mantener la viabilidad económica del sector de la automoción.

El reglamento Euro 7 es una oportunidad única para implementar un marco normativo que podría tener en cuenta tres principios generales para mejorar la calidad del aire en Europa y garantizar la salud y el bienestar de todos:

  • Mayor enfoque en las emisiones del mundo real
  • Neutralidad en cuanto a combustible y tecnología
  • Legislación basada en un “enfoque total del sistema” utilizando una base de “vehículo completo”

En primer lugar, dado que las normas Euro 6 y VI aún no tienen en cuenta todas las emisiones generadas por el vehículo, las emisiones en condiciones de conducción reales deben concentrar un mayor interés en Euro 7. La medición de los datos de emisiones de contaminantes durante las pruebas en carretera pasa actualmente por el pos-procesamiento, según lo prescrito por la normativa. Este procedimiento excluye algunas emisiones relativamente altas, especialmente aquellas medidas bajo condiciones de conducción urbana de vehículos pesados y promedia las emisiones de vehículos durante las aceleraciones normales. Por lo tanto, las nuevas normas Euro 7 deben contemplar las emisiones, utilizando las mediciones de los vehículos durante su uso diario. Esto garantizará que los sistemas de control de emisiones continúen evolucionando para tratar adecuadamente las variaciones de las emisiones en el mundo real.

En segundo lugar, bajo las normas Euro 6 y VI, los límites de emisiones y los procedimientos de prueba pueden variar según el tipo de vehículo. Por ejemplo, se permite que los vehículos de gasolina emitan más monóxido de carbono (CO) que los vehículos diésel, mientras que se permiten niveles más altos de óxidos de nitrógeno (NOx) de los vehículos diésel. También existen discrepancias entre los límites admitidos para camiones diésel y a gas natural. La futura Euro 7 debe garantizar que estos criterios sean igualmente importantes para todas las aplicaciones.

Una mejor comprensión de las emisiones de los vehículos ha demostrado que deben tenerse en cuenta algunos contaminantes y gases de efecto invernadero que actualmente no se regulan. Añadir límites para las dañinas partículas ultrafinas de menos de 23 nanómetros (PN10), amoníaco (NH3) y óxidos nitrosos (N2O) al nuevo reglamento Euro 7 aportará garantías de que los vehículos sean lo más limpios posible en términos de emisiones.

Por último, los límites fijados por Euro 6/VI solo son aplicables durante una cantidad limitada de tiempo o distancia. La actualización de estas normas ofrece la oportunidad de controlar las emisiones durante la vida útil del vehículo.

Datos científicos y técnicos sólidos serán muy importantes para tomar decisiones debidamente informadas sobre la nueva normativa Euro 7. En consonancia con el posicionamiento sobre Euro 7 publicado, la AECC seguirá contribuyendo al desarrollo de una política que persigue un objetivo de movilidad con cero emisiones. Con los datos resultantes de sus programas de prueba, la AECC proporcionará sólidas evaluaciones de emisiones de vehículos y facilitará debates debidamente informados sobre cómo mejorar la calidad local del aire en Europa.