Nueva normativa de emisiones Euro 7: una oportunidad para impulsar una mayor innovación en los sistemas de control de emisiones para vehículos ICE

El proceso para una nueva normativa de emisiones Euro 7 para automóviles, furgonetas, camiones y autobuses está en curso. Se sigue considerando la rigurosidad y las medidas de prueba necesarias para garantizar que los nuevos vehículos contribuyan realmente a la ambición de cero emisiones de la UE para 2050. La Asociación para el Control de Emisiones por Catalizador (AECC) está siguiendo de cerca los resultados del trabajo en curso y proporciona información de los programas de pruebas que muestran cómo los automóviles y camiones con motores de combustión interna (ICE) podrán contribuir a este objetivo.

Ya se ha logrado un buen progreso en las emisiones de vehículos según la norma Euro 6 más reciente para vehículos ligeros y Euro VI para vehículos pesados. El cumplimiento de las  límites de las emisiones también se comprueba ahora durante la conducción en carretera.

La AECC ha destacado previamente algunas áreas en las que se siguen permitiendo contaminantes a niveles relativamente altos en virtud de estas regulaciones. Estas brechas en la legislación actual pueden mejorarse mediante la futura Euro 7.

La AECC cree que son necesarios tres principios fundamentales para garantizar que los vehículos ICE, incluidos los vehículos híbridos, sigan siendo parte de la solución para reducir los niveles de contaminación en las ciudades europeas. La legislación deberá centrarse en las emisiones del mundo real, ser neutral en cuanto a combustible y tecnología, y considerar un planteamiento de sistema integral.

¿Es técnicamente posible reducir aún más las emisiones de contaminantes de los vehículos diésel y gasolina?

Está claro que sí. La AECC y otros actores clave han estado trabajando para demostrar cómo los vehículos equipados con motores de combustión interna podrán lograr emisiones reales “ultrabajas”.

Se están utilizando diversas tecnologías avanzadas de control de emisiones y de la cadena cinemática, tanto en vehículos de gasolina como diésel para lograr estas reducciones de emisiones. Por ejemplo, catalizadores situados más cerca del motor para tener un calentamiento más rápido, así como estrategias de calentamiento para mantener caliente el sistema de control de emisiones, garantizando emisiones más bajas de contaminantes en una amplia variedad de condiciones de conducción, especialmente en funcionamiento urbano.

Los avances tecnológicos han demostrado que tanto los coches de gasolina como los de diésel pueden alcanzar niveles de emisiones ultrabajos similares. La AECC ha demostrado cómo las ya bajas emisiones de los vehículos de gasolina y diésel pueden reducirse aún más en arranques en frío y funcionamiento urbano.

Un enfoque de combustible y tecnología neutral beneficiará a una futura legislación Euro 7. El marco Euro 7 incentivará la innovación en tecnologías de control de emisiones. Como se ha mostrado en el demostrador de diésel ultrabajo (ULED) de AECC, las emisiones se pueden reducir en una amplia variedad de condiciones, pero quedan ciertas limitaciones. Como ejemplo de ello, los viajes muy cortos siguen siendo un reto y se requiere una mayor reducción de las emisiones de arranque en frío.

Para vehículos pesados como camiones y autobuses, las pruebas han demostrado que incluso con mejoras significativas según la legislación Euro VI-D, los episodios de altas emisiones siguen produciéndose. La AECC está llevando a cabo un programa para demostrar que en estos vehículos pesados, una mejor integración, incluidos catalizadores montados más cerca, así como volúmenes adecuados de tecnologías de control de emisiones disponibles actualmente pueden reducir las emisiones de contaminantes en una amplia variedad de condiciones de funcionamiento reales.

El Southwest Research Institute (SwRI) de los Estados Unidos ha llevado a cabo un programa similar en el que un equipo de ingenieros logró una emisión de óxidos de nitrógeno (NOx) muy baja (~26,8 mg/kWh). El sistema de mejor rendimiento, que se muestra en la figura, utiliza un catalizador de reducción catalítica selectiva (SCR) adicional cerca del motor. Esto nos muestra lo que los siguientes estándares de emisiones pueden hacer impulsando la innovación para que ocurra.

Fuente: SwRI

Pero ¿y las emisiones de CO2?

El cambio climático es un reto importante al que nos enfrentamos como sociedad, y la contribución a las emisiones de gases de efecto invernadero del transporte por carretera sigue siendo significativa. El sector debe asegurarse de que todos los vehículos reduzcan su huella de carbono. Puede hacerse utilizando combustibles renovables y sostenibles, que son una herramienta importante para reducir las emisiones de CO2 en la flota actual y futura.

La AECC y la IAV han demostrado (figura a continuación) que el uso de combustible renovable (p. ej., el aceite vegetal hidrogenado, HVO) en el vehículo de la demostración ULED dio lugar a emisiones comparables de NOx.

Fuente: MTZ 2020

El endurecimiento de los límites de emisiones de los vehículos de carretera y la garantía de que las pruebas reflejen con mayor precisión la conducción en el mundo real tendrán un claro impacto beneficioso en la calidad del aire en Europa. Esto ayudará a la UE a avanzar hacia su objetivo de cero emisiones. Sin subvenciones gubernamentales significativas, los vehículos eléctricos de batería siguen siendo menos rentables que los vehículos de motor de combustión interna, que seguirán siendo necesarios para tener una movilidad limpia, eficiente, cómoda y asequible.

Adoptando un enfoque de sistema integral y legislando durante toda la vida útil del vehículo, la Comisión Europea garantizará que los automóviles Euro 7 sigan cumpliendo las normativas durante toda su vida útil.