Nuevos datos muestran que las emisiones de los diésel modernos son comparables con los de gasolina

Según la organización alemana de movilidad ADAC (Allgemeiner Deutscher Automobil Club), los coches diésel modernos y los de gasolina probados en condiciones reales han superado los requisitos normativos.

Hasta septiembre de 2017, las pruebas de emisiones de coches en Europa se limitaban a pruebas de laboratorio que no representaban completamente el nivel de emisiones de contaminantes de los nuevos modelos de coches. Por lo tanto, los compradores de coches no podían comparar modelos o marcas de gasolina y diésel debido a la insuficiencia de datos fiables y públicamente disponibles sobre las condiciones de conducción real.

Entonces, en septiembre de 2017, la Comisión Europea comenzó a implementar nuevos procedimientos de pruebas de emisiones que combinaban pruebas de laboratorio mejoradas y nuevos procedimientos de pruebas de emisiones basados en situaciones de conducción real.

Gracias a la prueba de emisiones en conducción real (Real-Driving Emission, RDE) y al procedimiento de ensayo de vehículos ligeros a nivel mundial (Worldwide Light vehicle Test Procedure, WLTP), los compradores de coches pueden comprobar los niveles de emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) y partículas para vehículos nuevos en el mercado. Además, a partir de septiembre de 2019, los fabricantes de coches están obligados a publicar los resultados de pruebas de emisiones de todos los coches nuevos certificados como “Euro 6d-temp”, en condiciones equivalentes a la conducción en el mundo real así como en el laboratorio.

Algunas organizaciones independientes también están proporcionando información basada en sus propios procedimientos de prueba similares. El equivalente alemán de la AA (Asociación Automovilística) del Reino Unido, el ADAC, descubrió que, aunque los límites de emisiones NOx establecidos en la última legislación europea (estándar Euro 6) todavía no son neutros en términos de combustible y son más altos para el diésel que para la gasolina (80 mg/km frente a 60 mg/km), aun así, la mayoría de los coches diésel probados en la carretera se encuentran muy por debajo del límite más bajo para gasolina, como demuestran los datos que se indican a continuación:

Emisiones de coches medidas en la carretera | Fuente: ADAC

Varias de estas pruebas se realizaron a bajas temperaturas (entre 0 y 8 °C), un intervalo en el que algunos coches no habían cumplido previamente los límites. El hecho de que estos coches diésel modernos pudiesen alcanzar cómodamente niveles muy bajos de NOx en una variedad de condiciones también destaca las mejoras que se han realizado, incluso desde la introducción de los primeros coches Euro 6 en 2016.

Ahora que los coches diésel modernos y los de gasolina funcionan de forma similar, como las regulaciones pretendían, los consumidores pueden comparar vehículos según sus necesidades, en lugar de según el nivel de emisiones que generan estos coches.

Ha habido una preocupación creciente con respecto al aumento general de las emisiones de CO2 de los coches, en parte debido al aumento de las ventas de los SUV (vehículos utilitarios deportivos) más pesados, pero también debido al descenso de las ventas de coches diésel, que emiten menos CO2.

Siempre que tenga sentido económico y práctico para el comprador, y si hay poca o ninguna diferencia en las emisiones de contaminantes (la información debe estar disponible en los folletos de los vehículos de su concesionario o en línea), elegir un nuevo vehículo diésel ayudará a reducir las emisiones de CO2 en comparación con el rendimiento de un coche de gasolina, una situación beneficiosa tanto para los compradores como para el clima.